¿Qué es eso en el agua?

by Guillermo Loli on 2013/07/16

993315_10151718691118633_1686988953_n

El termino kaiju es una palabra japonesa que significa bestia extraña o monstruo; se comenzó a utilizar en la ficción con la aparición de “Godzilla” en 1954. Con aquel filme nacería el género kaiju-eiga de monstruos gigantes, uno muy popular en Japón durante los 50s y 60s, siendo sus principales representantes, aparte del mencionado Gojira, Gamera, Mothra, King Ghidorah, Rodan, Daimajin, Gappa y Guilala. Aunque esta fascinación por las criaturas de gran tamaño aparece en el cine desde antes. No se trata de un género exclusivo de Asia, pues Occidente ya tenía sus representantes monstruosos, aunque la mayoría se trataba de criaturas del mundo real que crecían de forma desproporcionada. La madre de los monstruos occidentales debe ser “King Kong” (1933), aunque también tenemos a las hormigas gigantes de “La humanidad en peligro” (1954), el pulpo mutante de “Surgió del fondo del mar” (1955), “El ataque de la mujer de 50 pies” (1958) o el calamar gigante de “20.000 leguas de viaje submarino” (1954), aunque este deviene de una creación literaria. También durante la época se encuentran muchas películas sobre dinosaurios que regresan de la extinción para invadir ciudades.

Lo interesante de este tipo de películas es la forma en la que la presencia de este ser sobrenatural afecta  a la humanidad, a la sociedad, en lo económico, político y social, en las relaciones entre las personas. Se pueden contar historias de amor, de amistad, de familia o de cualquier tema, pero aprovechándose de este contexto diferente. En los últimos 20 años nos hemos topado con esporádicos retornos a esta tradición de kaijus o monstruos gigantes que invaden nuestra cotidianidad. A propósito del estreno de “Titanes del Pacífico” decidí seleccionar tres películas de este género estrenadas en las últimas décadas, tres de mis favoritas personales.

Godzilla (1998), de Roland Emmerich

Hay que reconocer que esta película no es buena, para nada, pero se trata de una especie de guilty pleasure para mi. En su estreno tenía 8 años y me resultaba imposible no emocionarme al verla. Eso hace que incluso hasta hoy la recuerde con mucho cariño, como una película que cumple las expectativas del género y de lo que es ser un blockbuster. Sí, está llena de clichés, estereotipos, huecos en el guión y los efectos especiales no son nada buenos; pero sigue siendo de las películas que más me movieron en mi infancia. Se trata de la interpretación norteamericana del género kaiju y pierde en el intento cuando quiere parecerse a la original; pero viéndola aislada del pasado y del peso del nombre Godzilla no queda tan mal parada.

Cloverfield (2008), de Matt Reeves

Esta es la película que definió la manera de hacer marketing para películas en la era del Internet. La experiencia “Cloverfield” fue mucho más que solo una película para la gente que siguió cada paso de la publicidad viral desde casi un año antes del estreno. Múltiples trailers, infinidad de páginas web falsas, productos falsos, videos de víctimas falsas, afiches de colección, proyecciones y eventos privados. Todos estos elementos hicieron que la experiencia de ver “Cloverfield” se extendiera tanto hacia atrás, antes de ver la película, como para adelante, con las interminables discusiones, teorías y fan-arts que se suscitaron luego del estreno. Si hablamos de ella como película, podemos apreciar la técnica de la cámara en mano por hacerlo de una forma inteligente, jugando con la intriga/miedo del espectador (y del protagonista) de ver al monstruo completo, dando pistas de su apariencia, hasta el momento final en que lo muestran en todo su esplendor. Película de culto desde ya.

The host (Gwoemul, 2006), de Joon-ho Bong

El monstruo más pequeño de los tres, pero la mejor película del género que se haya visto en muchos años. Una vez más vemos cómo se utiliza la presencia del monstruo para crear un contexto desfavorable en el que se nos presenta a los protagonistas de la historia: en este caso una familia muy disfuncional. Si bien el monstruo resulta ser una criatura muy interesante, no es el centro de la película, al punto de evidenciarlo en los primeros minutos del filme. La película ni si quiera se queda en el suspenso del género, sino que se dispara al comentario político y la sátira. Se sumerge en el humor negro que refuerza la terrible situación de la familia protagonista, lo cual solo vuelve más grande su necesidad de cambio para poder lograr salvar a la hija secuestrada. El momento cumbre del filme debe ser la secuencia del rapto de la niña, con todos los elementos del suspenso y sorpresa manejados a la perfección, los tiempos a la hora de revelar la sorpresa, la música, los silencios. Se trata de una de las mejores películas del cine sur-coreano de los últimos años, una que logra trascender las convenciones del género.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

youth new era dc hats new era hats 59 fifty wholesale spyder jacket mulberry sale new era fitted hats for babies mulberry sale new era 9forty cap youth new era dc hats cheap new balance 574 new era 901 hats new era 47 hats new era 9forty cap new era 2012 nfl hats custom new era caps 59fifty